Música

 BOLIVIA Y SU MÚSICA
 Click aquí para ver todo de música
Música de Bolivia
Mi permanente gratitud a los músicos autores que nos brindan su apoyo y permiten hacernos disfrutar de sus creaciones y también a todos aquellos que nos facilitan material para que podamos ampliar nuestra cultura y sensibilidad, constituyendose así en un extraordinario regalo.
En esta página no existe ninguna finalidad económica alguna. Única y exclusivamente es el deseo de que disfruten con algo tan maravilloso como es la música boliviana en sus diferentes matices y con mucha originalidad.
                 los kjarkas en Barcelona 2009
                 Los Kjarkas en Japon
                                  
BOLIVIA,   EXPRESADA EN EL ARTE DE LA CIENCIA  DEL FOLKLORE
 
Desde tiempos inmemorables las razas que conformaron nuestra Patria Boliviana, mezcla de quechuas, aymaras, chiquitanos, chiriguanos, moxos etc. Fue  venerada, con cantos  y bailes empleando diversos instrumentos en todos sus ritos y manifestaciones. Una de las mas importantes culturas indígenas fue Tiahuanacu, núcleo fundamental de la gran cultura colla-aimara, con amplio conocimiento en la ejecución de instrumentos de viento y percusión. De acuerdo a la practica y costumbres de las primitivas civilizaciones la música tenia triple función: moralizadora, religiosa y social.
Mediante su sistema musical incásico llamado “Pentamodal” creaban su música agrícola de gran vitalidad evocativa; su música ritual con profunda tonalidad expresiva; y su música sentimental la que transmitía pasajes de lamento y penas. La mayoría de los  instrumentos usados por los incas constituyen los de viento hechos de piedra, tibias humanas, madera, cobre, y cañas, con los que se fabricaban una serie de flautas de diversos tamaños, predominaban los de percusión o menbrafonos hechos con parches de cuero estirado sobre un tronco o marco que servia como caja de resonancia.
LA MUSICA, EN LA EPOCA COLONIAL
Tras la conquista de los Españoles, junto a su idioma, religión y costumbres, llegaron los primeros instrumentos musicales, las trompetas, pífanos (flautas) y atabales (tambores), mucho después la vihuela y otros instrumentos de cuerda y teclado, a través de los núcleos religiosos que se dedicaron a impartir la enseñanza de la música culta y religiosa, iniciándose con ello la labor pedagógica y cultural de la Iglesia Católica. Por las ordenes de Franciscanos, Dominicos, Jesuitas etc; Que en el afán de evangelizar llegaron hasta las tribus de moxos chiquitanos, y todos los pueblos y comarcas de toda la audiencia de charcas, capacitándolos en el manejo de instrumentos musicales y una infinidad de artesanías, que fue la base para crear mas delante los colegios y conventos.
LA MUSICA, EN LA VIDA REPUBLICANA
La llegada y posterior construcción de los primeros órganos en Sucre y Potosí, facilito la practica y enseñanza de los pobladores, que iban creando obras con motivos y lenguajes vernaculares, costumbristas cristalizando muy pronto formas y géneros de música folklórica criolla, rescatando y clasificándola, fue de gran valor el trabajo del Potosino Julián Vargas y del chuquisaqueño Alejo Franco. En la parte literaria se da inicio con el resurgimiento de poetas y literatos de la talla de Juan Wallparrimachi, Vicente Pasos Kanqui, José Manuel Loza, Manuel Urcullo. Después de estrenarse el primer teatro de espectáculos en la ciudad de la Paz en 1847, la creación de la Sociedad Filarmónica de Sucre 1834, la Estudiantina Paceña 1892, la Escuela Militar de música  fundada en 1904, al que le sigue en importancia y el Conservatorio Nacional de Música en 1907 dirigidas estas  instituciones por músicos extranjeros y posteriormente por directores Bolivianos, estas se convierten en importantes centros de enseñanza y formación de los mas destacados músicos y compositores que mas tarde se preocuparon de estructuraran y formar la vertiente musical de nuestra patria.
EL FOLKLORE COMO CIENCIA
Bolivia por ser una Nación multietnica y pluricultural, sus sentimientos se manifiestan en una infinidad de caracteres, pero siempre típicamente populares que son transmitidas en forma oral, o a través de sus fiestas, ritos, danzas y costumbres, es por demás sabido que una de las tendencias principales es la historia que se acerca a las manifestaciones del alma de los pueblos, del pueblo en el pasado pero vividos hoy a su modo, ya que conserva lo esencial con cambios de forma; además es generativa transformacional, dicho de otro modo, que conservando lo esencial genera diversidad de formas, de acuerdo con el momento en el que se vive. Son varios los conceptos sobre el Folklore, y es deber de comprenderlos para no mal interpretar sus principios, Nuestro País considerada como una de las naciones mas ricas en manifestaciones y hechos culturales, corre el riesgo de estropear la esencia de sus manifestaciones por no ser comprendida en su cabal dimensión, provocando la desvirtuación y perdida de su elemental función, estos antecedentes se los viene observando en muchas festividades y acontecimientos sociales que se llevan a cabo a veces sin fundamento en cada pueblo o ciudad. 
La trayectoria y evolución que ha seguido la música  como ciencia, parte del termino “Folklore” dado a conocer por primera vez en la revista londinense “El Ateneo” por Williams John Thoms el 22 de agosto de 1846, para permitir la recolección y clasificación de toda la obra literaria, musical y popular, la Palabra Folklore esta compuesto por dos sustantivos “Folk” que significa “gente-pueblo; y “Lore” conocimiento-saber. En nuestro País recién se pudo catalogar a través de la creación del Instituto Tiahanacu de Antropología, Etnográfica y Prehistoria de Bolivia, fundada por don Manuel Vicente Ballivián en 1918, en la ciudad de la Paz.
Desde que el Folklore se constituye en ciencia independiente, se ha tratado de explicar sus alcances en varios congresos, simposios y seminarios donde se ha establecido las seis funciones básicas del fenómeno Folklórico que son las siguientes:
La Tradicionalidad,  El  Anonimato,  La popularidad,   La funcionalidad,   La plasticidad  y  La Ubicabilidad.
La Tradicionalidad, Determina el hecho folklórico, de transmisión cultural a través del conducto oral y/o de imitación a lo largo de la sucesión de varias generaciones por una supervivencia del pasado.
El Anonimato, Contribuye a esclarecer las condiciones de desconocimiento del, o de los autores, por efecto del tiempo transcurrido.
La Popularidad, Es el carácter que nos muestra que los fenómenos folklóricos son colectivos que atañen a la sociedad misma en forma parcial o total.
La Plasticidad, Por circunstancias sectoriales, regionales y hasta locales, muchos hechos folklóricos cambian de acuerdo a los usos y costumbres, que acontecen en cada parcialidad. Por otras parte un mismo fenómeno puede quedar estático, mientras se dinamiza en otra región.
La Funcionalidad, Desde el momento que una manifestación satisface elementales necesidades biológicas o espirituales se hace funcional. En materia de folklore, las manifestaciones son funcionales por que ponen de manifiesto todo el sentir de la misma, en el ámbito de la popularidad.
La Ubicabilidad, Es finalmente la característica, que debería precisar con objetivos de estudio y conocimiento generalizador, la localización de cualquier acontecer folklórico.
Todas estas reglas y conceptos sobre el Folklore,  debía ser motivo de preocupación de las autoridades, instituciones y de la ciudadanía en su conjunto, disponiendo su enseñanza desde la escuela colegios y
aun universidades, realizar periódicas charlas, para educar y concienciar sobre esta ciencia de la que dependen todas las manifestaciones de expresión cultural que existe en nuestro País, ya que como dijimos mas adelante somos dueños de una gran variedad de géneros musicales y diversidad de danzas las cuales estamos en el deber de preservar y transmitirla a otras generaciones en su mas pura esencia.
Las clases sociales de la población boliviana, determinaron la practica de las aspiraciones musicales,   en tanto que los grupos selectos y elitistas se sumergían en los bailes de salón; Las clases populares cuya música con acento racial, criollo y multicolor se mantenía, gracias a la presencia de músicos de clase media que formaban parte de pequeñas estudiantinas, orquestas y/o bandas de músicos. Quienes fueron promotores de la creación de casi todos los géneros  populares, y fue a través de la música y la literatura lo que permitió transmitir vivencias y costumbres, de las variadas regiones de nuestro País.

Historia de la cueca

"Viva mi patria Bolivia"


La cueca Viva mi Patria Bolivia, compuesta en 1939, tuvo inicialmentepor título A Bolivia y legalmente fue registrada con este nombre el año 1946. Según testimonio del propio Apolinar Camacho, la música y la primera estrofa de la letra fueron creadas por él; la segunda y tercera estrofas de la letra le corresponden a Ricardo Cabrera, un poeta y cantor salvadoreño a quien conoció en los años 1943 y 1944, cuando interpretaba en piano sus composiciones en Radio Illimani, donde él mismo era cantor. La cueca se estrenó en una audición radial para posteriormente ser llevada al disco en el sello Odeón de la Argentina por el dueto “Las Kantutas” en 1946 con el acompañamiento del maestro Gilberto Rojas y su conjunto.
Dicha cueca quedó en el olvido, hasta el año 1963, cuando la selección boliviana de fútbol, se corona Campeonato Sudamericano de fútbol, y es entonces que el pueblo le cambia de nombre por "Viva mi Patria Bolivia"